Errores descomunales al proteger tu piscina cuando llega el frío

Índice de Contenidos

Bienvenido noviembre y adiós definitivo a cualquier posibilidad de un repentino día de buena temperatura para darte un baño en tu piscina. Es la hora de preparar la piscina para el invierno, que poco le queda y a veces se nos olvida que aunque no la utilicemos… necesita su mantenimiento. Hoy os traemos los 3 errores más comunes que comete la gente una vez da por inactiva su piscina, si quieres conocerlos para no cometerlos, quédate y sigue leyendo.

Error 1: Vaciar la piscina completamente

Es normal pensar que por tener la piscina sin uso, hay que vaciarla, pero no es lo más acertado. De hecho, durante el invernaje eso traería más problemas que beneficios. ¿Qué problemas tiene vaciar la piscina completamente? El drenaje de la piscina supone deformaciones y grietas en la estructura de la piscina. Básicamente, porque se estarían quitando toneladas de agua que oponen resistencia a la presión del suelo. Y sin eso, podríamos tener roturas en la estructura de la propia piscina.

Error 2: Dejar el agua sucia

Por mucho que hagas un invernaje, si la piscina está sucia… No servirá de nada y aparecerán las algas. ¿Cuál es el principal inconveniente? Te tocará hacer limpieza a fondo en primavera y tardarás más tiempo en usar tu piscina. Para evitar esto, te recomendamos revisar el fondo, las paredes, el filtro, la bomba, las cestas del skimmer y la línea del agua, antes de dejar tu piscina lista para el frío.

Error 3: Olvidar añadir el producto de invernaje

El producto de invernaje evita la acumulación de algas, bacterias y los depósitos de piedra caliza en las paredes. Además, es vital para estabilizar el agua de la piscina. En el caso de no utilizarlo, nos la jugamos a que prolifere la suciedad, por lo que en primavera costará más la puesta en marcha. También hay que tener en cuenta cuándo usar un producto de invernaje: justo después de limpiar la piscina, revisar el ph y el filtro. Además, a pesar de verter el producto de invernaje, se recomienda hacer un control del agua durante el invierno para que no suceda ningún imprevisto de cara a cuando queramos prepararla para el verano.

Tips para el mantenimiento de tu piscina durante el invierno:

Para prevenir cualquier tipo de inconveniente, te dejamos aquí una serie de recomendaciones a seguir para preservar tu piscina de la mejor forma posible durante el invierno:

  • Utiliza un cobertor de poliéster reforzado en PVC o bien, cubiertas persianas automáticas. Ofrecen la máxima protección contra impurezas como hojas, microorganismos y suciedad, al mismo tiempo que evitan accidentes y caídas. Todo, con una instalación fácil y rápida de realizar.  Además, en el caso de que dispongas de un sistema de calentamiento de agua, las cubiertas automáticas son especialmente útiles, puesto que impiden la pérdida de calor durante las horas de inversión térmica.
  • En las zonas de bajo clima, con temperaturas inferiores a los 5 grados hay que tomar precauciones para evitar que las heladas rompan la instalación. Para evitar que esto ocurra podemos rebajar el agua 5 cms por debajo de los skimmers o bien parar la instalación eléctrica.
  • Revisa el ph y la cloración de tu piscina. El nivel óptimo de ph se sitúa entre 7.2 y 7.6 puntos. En lo que respecta al filtro, recuerda que necesita 8 horas de funcionamiento para distribuir el producto y obtener el nivel óptimo de concentración del cloro libre.

¿Aún no tienes tu propia piscina? Quizás lo veas como una responsabilidad menos, pero… ¿te merece la pena sacrificar veranos llenos de diversión a dos pasos del interior de tu casa? En Fiberpol creemos que no hay mayor lujo que ese. Si te estás planteando instalar tu propia piscina, no desaproveches la oportunidad, estamos en la mejor época para construirla y así la tengas lista para el próximo verano.